Hallan torta de más de 100 años que aún sería comestible — Antártida

Un pan de 106 años en perfectas condiciones

Para sorpresa de los investigadores, aunque la caja metálica estaba muy oxidada, el dulce se encontraba en un "excelente" estado de conservación.

Algunos miembros de la desafortunada expedición a la Antártida del británico Robert Falcon Scott se alojaron allí en 1911. Los investigadores creen que el bizcocho pertenecía al equipo de Scott, que llegó a la Antártida en enero de 1912, después de que lo consiguiese la del noruego Roald Amundsen.

El capitán de la Marina Real Británica podría haber sido incluso el dueño de este pastel, una vez que hay documentos que muestran que el explorador le gustaba mucho esta marca y que comía estos pasteles durante la expedición, que tuvo lugar entre 1910 y 1913.

Según la Antartic Heritage Trust, fundación que encontró el alimento, el bizcocho "se veía y olía comestible".

Un grupo de investigadores neozelandeses descubrió un pastel de frutas con más de un siglo, en perfecto estado de conservación, en la Antártida. Los científicos se llevaron una gran sorpresa al encontrar el bizcocho "perfectamente conservado", detalló la directora del proyecto de investigación, Lizzie Meek.

En particular, sus trabajos de conservación se centrarán en las cabañas levantadas por la expedición noruega de Carsten Borchgrevink (1899) y utilizadas posteriormente por la expedición de Scott en 1911. De acuerdo a la especialista, el pastel es un "alimento de alta energía ideal para las condiciones antárticas, y sigue siendo un elemento favorito en los viajes modernos". Solo en el pasado mes de julio encontraron más de 1.500 piezas. Estas construcciones son las primeras realizadas en la historia de la Antártida.

Notícias relacionadas: